• Facebook Basic Black
  • LinkedIn Basic Black
  • Twitter Basic Black

Novedades

TECNOLOGÍAS BÁSICAS DE CONVERSIÓN VEHICULAR A GNC

La conversión a GNC de vehículos originalmente propulsados a nafta, se ha desarrollado en Argentina cumpliendo normativa aceptada mundialmente, por lo que el equipamiento correspondiente es exportable a todos los países que han introducido gas natural en la propulsión vehicular de los cinco continentes.

OPCIÓN A
SISTEMAS  DE COMBUSTIBLE GNC ASPIRADO Y DE LAZO ABIERTO
(También denominados de primera y segunda generación)

Primera generación de conversión a GNC es la que se utilizó y permitió la conversión a GNC al inicio del Programa Nacional de Sustitución de Combustibles Líquidos abarcando a los vehículos con carburador y encendido con platinos y bobina de ignición.

 

Se introducía la mezcla de gas/aire en la proporción definida mecánicamente, mediante un dispositivo auxiliar mezclador  colocado en la entrada de aire al motor.

 

Se sigue utilizando en vehículos con carburador (Ford Falcon, Fiat Uno, Peugeot 404, Peugeot 504, Peugeot 505, Renault 9, Renault 12, Renault 18, etc.)

 

Al aparecer los vehículos que sustituyeron la alimentación de combustible al motor con carburador por el sistema de inyección, la tecnología GNC introdujo dispositivos electrónicos que emulan o sea imitan las señales que envían a la computadora del vehículo, los componentes del sistema de inyección de combustible nafta (inyectores, sensores, etc.).

 

A la tecnología descripta para los primeros sistemas de inyección, se la denomina tecnología de lazo abierto o de segunda generación, compatible con el avance de la industria automotriz.

 

OPCIÓN B
SISTEMA DE COMBUSTIBLE GNC DE LAZO CERRADO
(También denominado de tercera generación)

Este sistema se diferencia del sistema de lazo abierto de modo tal que los sensores del motor actúan sobre el control electrónico del equipo de gas, que a su vez acciona un motor de “paso a paso” que dosifica electrónicamente el gas que necesita el motor de acuerdo con el requerimiento de marcha para un óptimo funcionamiento.

 

La tendencia es el uso de esta tecnología en una gran cantidad de modelos de vehículos, acompañando el avance general de diseño de los vehículos con electrónica adecuada.